martes, 30 de mayo de 2017

MONUMENTO COMBATE DE MANCHALA; LA VERDAD POR SOBRE EL RELATO


Al cumplirse el 42do aniversario del heroico Combate de Manchalá, librado el 28 de mayo de 1975 durante el desarrollo del Operativo Independencia en la provincia de Tucumán, en el cual nueve soldados conscriptos y dos suboficiales del Ejército Argentino enfrentaron a más de 150 guerrilleros del autodenominado Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) obteniendo una clara victoria militar a pesar de la diferencia numérica, el Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta rindió un emotivo y justo homenaje a los protagonistas de aquel memorable episodio en el marco de la inauguración de un nuevo monumento con una placa alusiva que evoca aquella gesta.

Una ceremonia militar llevada a cabo en el Batallón de Ingenieros de Montaña 5 “General Savio” sito en esa ciudad, fue el escenario adecuado para el acto desarrollado el domingo próximo pasado, en el cual el Presidente del Concejo Deliberante, Ing. Ricardo Villada, el Concejal Andrés Suriani y otros funcionarios legislativos, como los Diputados Nacionales Alfredo Olmedo y Guillermo Durand Cornejo, el Senador Nacional (mandato cumplido) Julio A. San Millán entregaron sendas plaquetas y diplomas alusivos a los “bravos manchaleros” que hace más de cuarenta años honraron al uniforme y cumplieron con su juramento de defender a nuestra Patria.

Con la presencia de un nutrido público, y luego de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, seguido por una invocación religiosa, el Comandante de la Guarnición Militar Salta, Coronel Mayor Juan Manuel Pulleiro hizo uso de la palabra refiriéndose al episodio en el marco del contexto político e histórico de aquellos años y ocurrido durante un gobierno constitucional. La realidad y gravedad de aquella época quedó claramente plasmada al hacer mención textual de citas del entonces presidente de los argentinos, el General Juan D. Perón.

Posteriormente, el Concejal Andrés Suriani, autor del decreto que derogó uno anterior por el cual se ordenó la demolición de Monumento del Combate de Manchalá en el año 2012, se dirigió a toda la tropa formada y al público presente, resaltando la necesidad de conocer la verdad histórica y valorar a nuestros héroes, como consta en el nuevo documento oficial. Sostuvo claramente, además, que las actitudes de estos valientes soldados salteños, como las de muchos otros, evitaron que parte de nuestro territorio se convirtiera en un “enclave cubano”.

Finalmente, y luego del desfile militar encabezado por el Comandante de la Brigada de Infantería de Montaña 5, Cnl My Pulleiro rindiendo honores a los “Bravos Manchaleros”, el capellán militar bendijo el nuevo monumento que recordará para siempre el coraje de este puñado de valientes.

El Centro de Estudios en Historia, Política y DDHH de Salta, fundado en 2012 precisamente para resistir el agravio producido por las autoridades civiles y militares de entonces, que pretendieron con una demolición borrar de nuestra memoria un hecho crucial de nuestro pasado reciente, hace propios los conceptos del Concejal Suriani, al señalar que la verdad histórica debe imponerse sobre el relato mendaz, parcial e ideologizado, única manera para construir juntos el país que soñamos, superando nuestras diferencias y lograr para siempre la tan ansiada reconciliación, concordia y unidad nacional.



Placa conmemorativa en el monumento que relata el heroico Combate de Manchalá


Cnl My Pulleiro encabeza el desfile rindiendo honores a los Héroes de Manchalá


Todas las unidades de la Brigada formadas y la fanfarria de los Infernales del Regimiento 5 de Caballería


 Abanderado de un regimiento pasa frente a los homenajeados




Vista general del Monumento inaugurado





lunes, 29 de mayo de 2017

RESTABLECEN EL MONUMENTO AL COMBATE DE MANCHALÁ

La Resolución 37, del año 2012, promulgada por el Concejo Deliberante de la ciudad de Salta, logró la destrucción del monumento al Combate de Manchalá.

La ideología filo terrorista del promotor de la iniciativa y la cobardía de los “políticamente correctos” sometidos por el miedo disciplinador del autoritarismo partidario imperante, no dudaron en el empleo de un mezquino andamiaje de argumentos mendaces, para alcanzar sus fines.

De nada sirvieron las múltiples notas, acciones y petitorios realizados ante el gobierno nacional, provincial y municipal; poco tiempo después, por disposición del Ministerio de Defensa, la reconocida forma cónica del monumento, desaparecería bajo la acción de picos, mazas y maquinaria pesada, operadas por hombres de la propia Fuerza.

Felones de toda laya, descalificaron e injuriaron así, a los valientes Soldados Salteños, que cumpliendo con el Servicio Militar Obligatorio, enfrentaron y pusieron en fuga a un importante contingente del ERP, pese a la desproporcionada superioridad numérica de los terroristas, que los superaban en más de 10 a 1.

El renovado Concejo Deliberante, con integridad e independencia de juicio, viene de derogar la citada Resolución.

Desagravio postergado, que sin reparar los daños materiales infligidos, rescata la dignidad y el espíritu del pueblo y el Soldado Salteño.

Un paso más de desagravio, ha dado hoy el Ejército Argentino, al inaugurar el Monumento al Soldado Salteño, con el mismo espíritu, materiales, placas y en el mismo emplazamiento que el que fuera demolido.

Que los “bravos Manchaleros”, protagonistas del combate, reciban este homenaje de reparación, también en representación de los que han vuelto a la Casa del Padre, antes de su concreción.

El Acto de hoy en Salta -impulsado por el patriotismo y tenacidad del Cjal. Andrés SURIANI, los integrantes del Centro de Estudios Salta (Alejandro PATRÓN COSTA, Mario CABANILLAS, Mauricio ORTÍN, Marcelo GATTO y otros) y del Cnl My Juan M PULLEIRO (Cte Br IM V)-, renueva la confianza, en un futuro mejor para la Nación. Vaya para ellos, nuestro reconocimiento.

Hacemos votos, para que así como los terroristas fueron obligados a huir y dispersarse entre los cañaverales de Manchalá, la mentira y el falso relato propalado durante más de una década, desde micrófonos y medios oficiales, den paso a la Verdad, en una Patria que recupere la Paz y la Concordia.

Buenos Aires, 28 de Mayo de 2017
Cnl (R) ANDRÉS FERNÁNDEZ CENDOYA

Presidente AfaVitA

domingo, 28 de mayo de 2017

EL ASCO SUPERADOR


"Veo un pueblo indolente y dormido que abdica sus derechos,
olvida sus tradiciones, sus deberes, y su porvenir.
Lo que debe a la honra de sus progenitores y al bien de la prosperidad,
a su estirpe, a su familia, a sí mismos y a Dios.
Con instituciones que amenazan desmoronarse carcomidas por la corrupción
y los vicios"
. José Manuel Estrada.

Hubo dos hechos a comienzos de la semana que, en cierto modo, pasaron desapercibidos para el gran público, pero revisten singular importancia por cuanto confirman que nada ha cambiado respecto a la visión que, sobre la tragedia de la guerra que sacudió al país en los 70's, tienen los poderes públicos de la Argentina.

El primero, si no fuera trágico, alcanzaría las cumbres más altas del ridículo. Me refiero a la promulgación, por la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, de la ley que obliga a publicar, en todos los documentos oficiales, la cifra de 30.000 desaparecidos; ese disparate normativo se concretó aún a sabiendas (ha sido reiteradamente confesado por los inventores del número mágico) de que se trató de un creación literaria destinada a la pretensión de calificar como "genocidio" lo sucedido y, especialmente, a conmover los bolsillos de las organizaciones europeas de derechos humanos, siempre tan generosas con el terrorismo.

La consagración de ese falso dogma interpela a la sociedad entera, puesto que se trata de la primera vez en que una clara falsificación, por obra y gracia de legisladores de todos los colores -sólo uno votó en contra- se transforma en verdad revelada; María Eugenia Vidal se transformó en cómplice del absurdo dislate y se arrogó el derecho de hablar ex-catedra. ¡Menuda competencia le apareció a S.S. Francisco en su propia tierra!

El segundo hecho que clama al cielo fue la sentencia de la Sala IV (Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani) de la Cámara Federal de Casación, el tribunal penal más alto del país, que rechazó la concesión de la prisión domiciliaria a Jaime Smart, luego del desconocimiento de su anterior resolución, que la había otorgado, por la Cámara Federal de La Plata. Ésta, para insistir en su posición de rechazo, sostuvo que ese beneficio legal no era aplicable porque el detenido podía fugarse, amén de poner en peligro la investigación de los hechos.

"Jimmy" Smart tiene 81 años de edad y las imputaciones que le formularon se refieren a acontecimientos ocurridos hace cuarenta años. Es decir, un preso que siempre estuvo a disposición de la Justicia y cuya edad excede en mucho la establecida por la ley (70) para acceder al beneficio, ahora -según los asesinos togados- estaría presuntamente dispuesto a convertirse en rebelde, abandonar a su familia y escapar de la acción del Estado. Por lo demás, ¿cómo podría poner en riesgo las pruebas de la investigación, si se trata de hechos acontecidos hace cuatro décadas?

Que esa extraña presunción, o mera excusa para la venganza, se conozca en la misma semana en que la Diputada Lilita Carrió haya acusado a todo el arco político -incluidos sus aliados del Gobierno- de proteger a su colega Julio de Vido, el epítome de la corrupción kirchnerista, convierte lo sucedido en aún más llamativo e irritante. Resulta razonable que haya muchos empresarios preocupados por la posibilidad de la detención del zar de la obra pública de la década en que nos convertimos en silentes esclavos: como se ve en Brasil, el color político no es lo importante; en el mismo lodo, todos se revolcaron.

La sociedad entera reclama a gritos, todos los días, que los jueces actúen de una buena vez contra los saqueadores que, a fuerza de chupar la sangre del país durante doce años, han dejado a la Argentina exangüe. Estos delincuentes, encabezados por la jefa y organizadora de la asociación ilícita que se hizo con el poder en 2003, han alterado reiterada y probadamente las pruebas de los hechos investigados, y las imputaciones que los afectan se refieren a delitos no excarcelables; sin embargo, gozan no de detención domiciliaria sino de total libertad, hasta para trasladarse al extranjero, y alegremente se pasean por las calles, cuando no siguen ocupando altos cargos en alguno de los poderes del Estado.

Desde las bancas parlamentarias, ellos mismos impiden sistemáticamente la sanción de leyes indispensables para la lucha contra la corrupción como, por ejemplo, la de responsabilidad empresarial, la de extinción de dominio sobre los bienes mal habidos o las que, como ocurre en Brasil, permiten lo que allí se llama "delación premiada"; nótese que esta última ha llevado tras las rejas a decenas de senadores, diputados, ministros, gobernadores, funcionarios y grandes empresarios, y que se hayan devuelto miles de millones de reales a las arcas del Estado.

Hace años que sabemos cómo duermen los expedientes "sensibles" para el poder de turno en los tribunales. Entonces, lo que todos debemos preguntarnos es si estamos dispuestos a ser juzgados, con el gigantesco riesgo que ello implica para nuestra libertad y nuestro patrimonio, por magistrados tan ignorantes, tan cobardes o tan corruptos como para verse impedidos (o ser "convencidos") de resolver con arreglo a la Constitución Nacional, los tratados internacionales, los códigos y las leyes, sólo para proteger, por acción u omisión, intereses bastardos.

Tengo muchos años de ejercicio profesional, a punto tal que el Colegio de Abogados me ha ¿elevado? a la categoría de "matriculado emérito". Gracias a Dios, ya sólo llevo un único juicio, que será el último. Porque, cuando era joven y estaba en la facultad, aprendí que, para que la sociedad sea realmente libre, todos debemos ser esclavos de la ley. Lo que veo hoy, tanto en la calle como en los juzgados, me produce un asco tan profundo que, a veces, hasta me impide respirar.

Por eso, porque aquí funciona -protegida por leyes inicuas- la norma mafiosa de la omertá, que por tanto tiempo permitió a las numerosas organizaciones mafiosas italianas conservar sus negocios ilícitos y su poder, y porque los magistrados y fiscales federales, amén de gozar de fortunas inexplicables, también tienen muchos muertos en sus placares y están a tiro de "carpetazos", la Argentina tiene un destino de decadencia e insignificancia en el concierto mundial.

Sólo conseguirá evadirlo si logra hacerse de una Justicia independiente, seria y rápida, y en ese monumental esfuerzo deberíamos comprometer nuestro accionar todos los ciudadanos, cualquiera sea nuestro signo político.

En los próximos días, y como un buena muestra de cómo se protegen los intereses de la sociedad, sabremos qué actitud adopta el Consejo de la Magistratura frente al Juez de la Cámara Criminal y Correccional Federal Eduardo Freiler a quien, como sucede con los mismos Kirchner y tantos cómplices, su enriquecimiento es tan escandaloso que impide que le cierren los números que él mismo declara sobre su patrimonio; si lo salva, como hiciera tantas veces con Oyarbide, el organismo se habrá cubierto de oprobio una vez más, y los ciudadanos de a pie sabremos que la Argentina ya no tiene futuro alguno.

Bs.As., 27 May 17

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

viernes, 26 de mayo de 2017

CIDH - ULTIMO MOMENTO


Circular 82
PARTICIPACIÓN EN AUDIENCIA ANTE LA CIDH

En el marco del 162 Período de Sesiones de la CIDH, realizado este año en Buenos Aires entre el 22 y el 26 de Mayo, UPMAC se hizo eco de una invitación a toda la sociedad civil para participar de la audiencia del día 24 de Mayo, en el Hotel Sheraton, siendo representada por el Dr. Santiago Mario Sinópoli, quien debió preparar una exposición pautada en torno a los 3 minutos de duración, dada la amplia cantidad de participantes sobre variados temas en el ámbito internacional.

Representaban a la CIDH los Comisionados: Francisco José Eguiguren Praeli, Margarette May Macaulay, Esmeralda Arosemena de Troitiño, José de Jesús Orozco Henríquez, Paulo Vanuchi y James L. Cavallaro. También estaban presentes Paulo Abrao (Secretario Ejecutivo CIDH) y Elizabeth Abi-Mershed (Secretaria Ejecutiva Adjunta CIDH).

Una vez iniciada la Audiencia por parte del Comisionado Francisco José Eguiguren Praeli, el Secretario Ejecutivo de la CIDH le pidió al Dr. Sinópoli que diera inicio a la ronda de oradores.

El Dr. Santiago Mario Sinópoli exponiendo ante la CIDH

El representante de la UPMAC, que fue así el primer disertante, además de entregar por escrito la ponencia, se refirió en el tiempo concedido, a la violación de los derechos humanos en perjuicio de Militares, integrantes de Fuerzas de Seguridad, Policiales y Civiles –a las cuales denominó en lo sucesivo como: LAS VICTIMAS-, que se encuentran imputados por los llamados delitos de lesa humanidad, perpetrados en la Argentina de 1970 a 1980, con motivo de lo que judicialmente fue catalogado como una “guerra revolucionaria”.

El Dr. Sinopoli denunció que la justicia federal es selectiva en su forma de actuar. Que es la misma justicia que todavía no ha podido imputar y juzgar a los responsables de los actos terroristas que causaron en relación a la Embajada de Israel, el 17 de marzo de 1992: 22 muertos y 242 heridos; respecto a la AMIA, el 18 de julio de 1994: 85 muertos y mas de 300 heridos; la misma justicia que aún no ha esclarecido la muerte violenta del Fiscal Federal Natalio Alberto Nissman -que llevaba adelante las investigaciones del caso AMIA- sucedida el 19 de Enero del 2015, y que por el contrario ha logrado imputar con una sorprendente facilidad, por hechos sucedidos hace más de cuarenta años, a 2.771 personas Agentes del Estado, de las cuales fueron condenadas 733. La mayoría no tiene condena firme, y 806 se encuentran en prisión preventiva y 462 murieron, mientras eran sometidas a tratos denigrantes. También la UPMAC, a través de su representante, ha pedido la pronta intervención de la CIDH, porque en relación a LAS VICTIMAS:

1. Aún cuando la libertad durante el proceso es la regla y siendo la prisión preventiva la excepción, el Estado mantiene en prisión a LAS VÍCTIMAS por plazos superiores a los establecidos por la propia legislación y convenciones internacionales y bajo condiciones ultrajantes por su edad y estado de salud. Actualmente son más de 700 los casos en que hay exceso de prisión preventiva.

2. La prisión arbitraria produce en LAS VICTIMAS que las padecen, sufrimientos psíquicos y físicos que afectan no solo a la víctima, sino también al grupo familiar. Esto es una forma de tortura por parte del Estado Argentino.

3. En enero de 2009 hubo un intento de reparar la situación generada por excesos de prisión preventiva. Entonces los jueces de Casación Luis García, Guillermo Yacobucci, Eduardo Riggi, Guillermo Tragant y Ángela Ledesma, dispusieron la libertad de un grupo de militares que habían excedido los términos legales establecidos por la ley 25.430 sobre prisión preventiva. La entonces presidente de la Nación al conocer la resolución de la Casación dijo públicamente en esa oportunidad: “Hoy es un día de vergüenza para la Argentina, para la humanidad y para nuestro sistema judicial”, más adelante, acerca de los jueces que resolvieron en el caso agregó “avergüenzan a los argentinos y a la humanidad”, consecuentemente la Secretaría de Derechos Humanos denunció ante el Consejo de la Magistratura a la mitad de la Cámara de Casación.

4. Esta política de “populismo penal” llevada a su máxima ferocidad en el Gobierno de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner (2007-2016), en donde se montó una justicia “retaliativa” y no “resocializadora” o “readaptativa”, aún persiste, y prueba de ello es el ataque a Jueces de Corte Suprema por el reciente fallo, que aplica a LAS VICTIMAS el principio de ley penal más benigna y considera que es un derecho en los llamados juicios de lesa humanidad, contar a los fines del cómputo de la pena cada día de prisión preventiva excedida en el término legal, como si fueran dos días de la prisión.

5. Los delitos que se imputan a LAS VÍCTIMAS no estaban tipificados como tales al momento de cometerse los hechos que se les imputan. La justicia argentina jugando con “pestilentes ficciones legales” ha tirado por la borda el principio de “irretroactividad de la ley penal” amparado por el derecho Convencional y la Constitución Nacional.

6. Una justicia que actúa en forma parcial, con ánimo persecutorio, como una manera de “tapar” los excesos de prisión preventiva subdividen la responsabilidad de los inculpados en varios juicios. Así LAS VÍCTIMAS se encuentran en procesos que nunca terminan, y por la modalidad no pueden acceder al derecho a no ser sometidos a la prisión preventiva prevista en la legislación interna. LAS VICTIMAS están en una eterna prisión preventiva.

Las presentaciones fueron de lo más variadas. Se trató desde los temas de minería en Perú y Bolivia, hasta otros relacionados con los derechos de la mujer. La problemática expuesta por el orador de UPMAC, por ser el iniciador de la ronda, sorprendió al auditorio. Los miembros de la CIDH solo escucharon y aclararon que no iban a emitir opinión sobre temas de Argentina mientras estuvieran aquí.

Ponemos de manifiesto el notable y sostenido esfuerzo que viene realizando nuestro Letrado Patrocinante, el Dr. Santiago Sinópoli y su equipo de colaboradores, en distintas demandas hechas ante organismos internacionales, desde hace ya varios meses, siendo esta representación presencial ante la CIDH, al igual que la efectuada días pasados ante un organismo de la ONU, de singular importancia para que nuestra voz llegue en términos firmes y precisos a quienes tienen por mandato la obligación de hacer cumplir los pactos internacionales como corresponde.

Quiera Dios que así sea.

Buenos Aires, 26 de mayo de 2016.



        
Unión del Personal Militar Asociación Civil - U.P.M.A.C.
Domicilio Legal: Uruguay 654 – 9º piso – Of. 907 – CABA – Tel. (011) 4372-0291  -  www.upmac.org.ar
Sede Social: Alberti 1665 – 14 / “A” – CABA – Tel. (011) 5330-5855 / 2066-6646  -  info@upmac.org.ar

FALLECIÓ OTRO PRESO POLÍTICO… ¿HASTA CUANDO?


Estimados Amigos:

A través de la Unión de Promociones hemos tomado conocimiento que lamentablemente el día miércoles 24 de Mayo de 2017 falleció el señor Capitán de Fragata de I.M. (R.E.) Miguel Ángel Monti (Armada Argentina), Preso Político en cautiverio de 81 años de edad.

Consecuentemente, ya son 405 (cuatrocientos cinco) los fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, Fuerzas Penitenciarias y Civiles; en el marco de este proceso de persecución, venganza y exterminio, donde SE CONTINÚAN REPITIENDO en forma sistemática infinidad de irregularidades jurídicas, instrumentadas en el ámbito de una justicia prevaricadora.

Debe destacarse que del total de Presos Políticos que han fallecido, 64 (sesenta y cuatro) decesos se han producido desde el día 10 de Diciembre de 2015.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias son cada vez más seguidas. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley, brindar asistencia sanitaria adecuada y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de casi 207 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora. ¡BASTA!

Sinceramente,

Centro de Estudios Salta

La Verdad Os Hará Libres

jueves, 25 de mayo de 2017

PRESENTARON UN PETITORIO AL MINISTRO DE JUSTICIA


El jueves 24 de mayo se cumplió la convocatoria para reunirse frente a la sede del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación a los efectos de presentar un petitorio al señor ministro Dr. Germán Carlos Garavano.

Cuando se encontraban frente al ministerio los familiares, camaradas y amigos de los Presos Políticos que están detenidos y siendo juzgados por haber luchado contra el terrorismo en la década de los años ’70, un grupo de trabajadores de ATE -que se encontraban en el mismo lugar- iniciaron una agresión injustificada contra quienes se estaban reuniendo pacíficamente. Se puso en evidencia era la expresión de la grieta más profunda que divide a los argentinos, esa que especialmente las autoridades del gobierno no mencionan y prefieren ignorar para postergar una decisión que permita cerrar esa herida.

A continuación el petitorio que fuera entregado.

Buenos Aires, 24 de mayo de 2017.


Señor Ministro de Justicia
Dr. Germán Carlos Garavano
P  r  e  s  e  n  t  e

De nuestra consideración:
Partiendo de la base de que tanto por formación académica como por investidura institucional usted conoce -o debiera conocer- el Derecho, pareciera innecesario recordarle que los miles de procesos judiciales iniciados a instancias del régimen kirchnerista contra militares, miembros de las fuerzas de seguridad y civiles de edad avanzada, se han llevado a cabo en gravísima violación a los principios más básicos del orden jurídico y a las más elementales garantías del debido proceso.

Con seguridad también sabe -o debiera saber- que lo anterior no se trata de una mera opinión, sino de un juicio pronunciado por personalidades relevantes del país y del extranjero. Hasta un reputado jurista alemán, citado profusamente por los jueces prevaricadores de la Argentina, ha tenido que aclarar que sus tesis no son compatibles con los agravios sistemáticos que aquellos han cometido contra los principios de cosa juzgada, irretroactividad de la ley penal, ne bis in idem, nulla poena sine lege, juez natural, igualdad ante la ley y aplicación de la ley penal más benigna.

Es penoso que los juicios no sólo violen irresponsablemente los principios más antiguos y universales del derecho penal y del proceso regular. Malo también que a esas graves violaciones se agreguen otras que descalifican dos veces los juicios considerados. Los jueces sólo quieren condenar, no juzgar; manipulan la prueba disponible, reducen a una parcialidad las fuentes de búsqueda, prescinden incluso de la prueba específica y de las circunstancias particulares que informan cada caso, distorsionan el derecho común aplicado con inteligencia y sabiduría durante más de un siglo por los jueces argentinos, prolongan y multiplican perversamente las causas para mortificar a los presos que llevan 15 años sometidos a juicios que, basados en testimonios visiblemente parciales y enconados, restauran el conflicto de los '70 con relatos descarados de falsa memoria

Algunos –tal vez usted mismo, señor Ministro– quizás suponen, encastillados en una falsa prudencia, que estas cosas son meramente contingentes, que ya pasarán, sin dejar huella en la Argentina. Creen que algunos miles de personas, azuzadas por medios de comunicación y oportunistas dirigentes políticos y sociales de todas las extracciones, tienen derecho a  exigir en la plaza y con amenazas el cambio de un fallo legalmente impecable de la Corte Suprema. No se inmutan cuando el jefe de la mayoría del Senado de la Nación –quien, para peor, es abogado- descalifica a los jueces de dicho Tribunal que votaron de acuerdo a derecho, afirmando que les faltó calle.

Sepan que están equivocados, señor Ministro. La debilidad institucional de la Argentina, sumada a la inseguridad jurídica generalizada, la anomia y corrupción reinantes y la delincuencia que campea en las calles -todo tan evidente, salvo para ciegos que guían a otros ciegos-, son la lógica consecuencia del abandono que se ha hecho del Derecho y de su objeto: la Justicia.

Pero lo peor, lo más grave, posiblemente sea que el motor principal de esta empresa criminal haya sido el odio. Si -como vulgarmente se dice- la unión hace la fuerza, en la Argentina cierta unión está forjada en el odio; y de ese odio militante e implacable nace la fuerza ante la cual retroceden atemorizados, cobardes, los que deberían restaurar la justicia, recuperar la concordia y refundar la república.

Va de suyo que la criminalización unidireccional y sectorial que prepotentemente se impulsó desde el año 2003, riñe por completo con “la verdad, la memoria y la justicia”, mantra de cabecera de las organizaciones que impulsan esos juicios con el guiño estatal. Pero lo más grave no es que los jueces se encuentren amedrentados o directamente controlados por estos desacreditados sectores de reconocida filiación, sino que se haya sumado a ello la coalición que  gobierna, ignorando la responsabilidad que tiene de velar por el cumplimiento de las leyes y preservar la estructura republicana de nuestro destartalado país.

En efecto, la parte sana de nuestro país ha visto con estupor que, luego del fallo inobjetable de la Corte rápida y malamente bautizado como el ‘caso 2x1’ y después también de un primer y raro hermetismo oficial justificado por un declamado respeto por ‘la independencia del poder judicial’, de repente Ministros, Diputados y Senadores del espectro oficialista y hasta el mismo Presidente de la Nación, corridos por los titulares del pequeño diario Página 12, se lanzaron impúdicamente a rivalizar con aquellos grupos fundamentalistas, sumándose a los condicionamientos, críticas y hasta amenazas dirigidas contra los jueces que habían fallado… con independencia.

Para colmo, en 24 horas el gobierno impulsó y logró la sanción de una ley que será tenida como modelo de verdadero mamarracho jurídico.

¿De qué otro modo calificar a un Congreso que reforma por unanimidad una ley derogada? ¿Cómo consentir que a veinte años vista se consagre una interpretación ‘auténtica’ de una ley largamente interpretada por los jueces que son los únicos encargados de hacerlo? ¿Cómo disimular el pertinaz olvido de la ley penal más benigna? ¿Formará esa regla en el derecho de gentes? ¿Hay que tomar en serio a Zaffaroni y a la jueza Garrigós de Rébori?

¿Será posible, como se ha empezado difundir en ciertos medios, que hasta la propia Corte se autodestruya dando marcha atrás respecto de un fallo que precisamente impide semejante cosa? Mientras tanto, los personeros de los organismos de derechos humanos vienen a la Argentina a visitar a Milagro Sala, al general Milani y a Báez, permitiéndose decirnos cómo debemos aplicar, no ya nuestras leyes, sino las directivas que ellos mismos cocinan al fuego de su ideología.

Y los que más fuerte aplauden son los que alguna vez clamaban por una patria justa, libre y soberana.

Habiendo llegado a este punto de nuestra interminable decadencia, estando comprobado que a pesar del cambio de gobierno todo sigue igual y que las esperanzas de los presos políticos argentinos son enterradas por la repelente hipocresía de quienes han establecido para ellos una pena de muerte encubierta, cabe preguntarse: ¿tienen valor los preciosismos y justezas técnicas en un país de jueces mediocres o corruptos, leyes variables y gobernantes incorregibles? ¿Cómo interpelar seriamente a un presidente que todos los días suma esfuerzos y datos para parecerse a todo lo anterior?

Pareciera que ya no tiene caso entrar en alambiques jurídicos cuando todos saben de qué hablan y disimulan, cuando todos saben cuál es la verdad pero sostienen a rajatabla la mentira, cuando funcionarios y dirigentes sociales y políticos nos dicen cosas y nos hacen promesas en privado, para luego decir y hacer lo contrario en público.

Tampoco sirve pontificar que hay que ser político y que todo es parte de la política, porque la política no es – no debería ser – pura hipocresía y fallutería.

El verdadero problema de hoy es intrínsecamente moral; y en ese campo la honestidad es lo que más pesa. Por eso va siendo hora de salir a rescatar, por encima de lo jurídico, la moral. Porque en la más completa inmoralidad en que vivimos se está ninguneando el Derecho y justificando cualquier cosa con falsas moralinas y falsas invocaciones a la justicia.

Por todo lo expuesto sostenemos y solicitamos al Señor Ministro:

1.   Que el gobierno que usted integra corre el serio riesgo de perder la adhesión de los argentinos que aspiramos al restablecimiento de las instituciones de la República.

2.   Que es inadmisible que una turbamulta o mezquinos cálculos electorales, marquen el rumbo del gobierno o condicionen la función  de la Corte Suprema de Justicia.

3.   Que ejercer presión desde los Poderes Ejecutivo y Legislativo sobre la Corte Suprema para que se desdiga, apelando a un engendro con apariencia de ley para impedir que se haga justicia con más de 2.000 presos políticos y se les aplique la pena de muerte en forma encubierta, constituye una iniquidad y una vergüenza que pasarán a la historia, sumadas a los gigantescos prevaricatos cometidos durante el kirchnerismo.

4.    Que a juicio de las Academias Nacionales de Derecho y de Ciencias Morales y Políticas, los más destacados juristas y gente con sentido común, la ley sancionada y promulgada ha sido calificada como absurda y anticonstitucional. 

5.   Que es preferible, para bien de la República, que el gobierno sea coherente con su por ahora nada más declamado respeto por la independencia del Poder Judicial, asumiendo el costo político de su necesaria retractación.

6.   Que el Poder Ejecutivo, en cualquiera de los organismos que dependen directa o indirectamente de la autoridad del Presidente de la Nación -incluida la inefable Secretaría de Derechos Humanos-, cese de inmediato su sobreactuación ante los Tribunales como parte querellante en los juicios llamados de ‘lesa humanidad’.

7.   Que el gobierno nacional emplee todos sus recursos para reparar de manera integral el olvido y abandono en que deliberadamente ha sumido a las víctimas del terrorismo en la Argentina.

8.   Que el gobierno nacional cese de inmediato en su política o simple actividad de recompensar con cargos públicos, honores y dinero de los argentinos a quienes desde el terrorismo atacaron a nuestras instituciones, nuestra libertad, nuestra cultura y nuestra economía.

9.   Que el gobierno nacional, por todos los medios a su alcance, que no son pocos ni mucho menos débiles, haga cesar de inmediato toda clase de presión o intromisión sobre y en la función de la Corte Suprema de Justicia, disponiendo con urgencia las medidas necesarias para que el Poder Judicial recupere el principal sentido de su misión, cual es garantizar la plena vigencia del Derecho en beneficio de todos los habitantes de la República Argentina.

Saludamos a usted atentamente.

Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia
Unión de Promociones
Foro de Almirantes Retirados
Foro de Generales Retirados
Asociación de Familiares y Amigos de Víctimas del Terrorismo
Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de Argentina
Hijos y Nietos de Presos Políticos
Pacificación Nacional Definitiva
Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos (CES Salta)

Prensa Republicana

martes, 23 de mayo de 2017

MIRE LAS FOTOS: ¿MANCHESTER?... ¿PARÍS?... ¿SIRIA?...

Mire las fotos: ¿Manchester?... ¿París?... ¿Siria?... no, Argentina en los 70 amputada por el terrorismo. Ahíta de terror. Ahogada en sangre.

 

Los terroristas en Argentina mataron hasta cansarse de matar. Mataron, hasta que se asustaron de morir.


Mataron sin mirar a quién.


Ahora nos asustamos de Manchester, pero Horacio Verbitsky, hoy periodista de elite, y Rodolfo Walsh, hoy convertido en Estación de subte, mataron en un solo segundo a toda esta gente:

·        Oficial Ay. Alejandro Castro
·        Cabo Ernesto Agustín Suani
·        Cabo Primero Carlos Shand
·        Sargento Juan Paulik
·        Sargento Rafael Modesto Muñoz
·        Sargento Bernardo Roberto Tapia
·        Supernumerario David Ezequiel Di Nuncio
·        Oficial Inspector David Ron
·        Suboficial Auxiliar José Hilario Carvasco
·        Sargento María Esther Pérez Canto
·        Sargento (R) Romualdo Rodríguez
·        Sargento Bernardo Roberto Zapi
·        Agente José Roberto Iacovello
·        Agente Juan Carlos Blanco
·        Agente Alicia Esther Lunati
·        Agente Ernesto Alberto Martinzo
·        Cabo Genaro Bartolomé Rodríguez
·        Sargento Adolfo Chiarino
·        Cabo Elba Hilda Gazpio
·        Cabo Vicente Iore
·        Sra. Josefina Cepeda

Como consecuencia de las heridas recibidas, fallecieron:

·        Supernumerario Ramón Arias el 7 de julio de 1976.
·        Sargento Marta Olga Pérez de Bravo el 9 de julio de 1976.
·        Oficial Ayudante Héctor Castro el 11 de julio de 1976.
·        60 HERIDOS dejaron aquél día.

Fue este comedor y también fue Junín y Rawson, la esquina de Rosario que hasta hoy grita terror y sangre. Y fueron miles.


Así que como conozco la historia, no me asombran los atentados lejanos... lo que me asombra, indigna y asquea, es que acá los terroristas están impunes.

Horacio Palma

Escribidor contumaz